Una gran historia


Andaba, más bien corría, por las calles y pasadizos de la gran ciudad.
Sentía angustia, cansancio y un ligero sentimiento de desesperación. Deseaba con toda mi alma llegar a casa de una vez por todas.


Para verlo...

En ese momento lo hubiera negado todo, pero el rincón más profundo de mi ser sabía que jamás se puede mentir a uno mismo.
Me apresuré todo lo que pude. La belleza de la luna ya se asomaba sobre mis hombros.
Aligeré el paso, subí el último escalón, me acerqué hasta la puerta, tragué saliva y... se me cayeron las llaves.
Tras respirar hondo, conseguí entrar. ¡Por fin!
Y allí estaba él, esperándome, como siempre, en su cómodo rincón tan familiar.
Su presencia me hace sentir viva, consigue liberar mis sentimientos sin hacer ruido, expresando instantes de verdadera felicidad.

Hace volar todos los pájaros de mi cabeza. Su presencia es peor que la misma droga.

Sabía que nunca me dejaría, su naturaleza nos hace permanecer juntos.
Siempre sentí que era capaz de leer el pensamiento, mi conexión inexistente de telepatía parecía como si funcionara a su lado.
Di pasitos hasta aproximarme lo suficiente. Lo miré. Sonreí. Lo cogí entre mis brazos.

Lo abrí...


Amores imposibles y prohibidos, aventuras fantásticas sobre un gran héroe, dramas que consiguen emborronar sus letras con tus lágrimas, divertidos relatos con un final todavía más emblemático, laberintos llenos de angustia y misterio, una enseñanza por aprender, versos que emocionan, personajes únicos y especiales, seres mágicos con poderes sobrenaturales, luchas que estimulan tu adrenalina, líneas que no sacian tu apetito, y mucha, mucha imaginación.

Miré el reloj de pared. Era tarde y lo guardé en el pequeño cajón.
Volví a sonreír. Sabía que al día siguiente estaría allí, dulcemente acomodado, esperando rodearme con su bella magia.


Gracias por compartir conmigo tu gran historia cada noche.

4 Response to "Una gran historia"

  1. Andri Alba says:
    18/7/10 17:44

    Zirta, guapísima! Tus letras son hermosas, pero si nadie las lee o aprende de lo que tienes, pudrían darte la sensación de que son vanas, todo nos necesitamos, no nacimos para estar solos, aunque a veces nos vemos rodeados de gente y ahí cuando más solos nos sentimos, pero para eso tenemos el coraje necesario, para salir adelante con la frente en alto y no dejarnos atrapar por las soledades...Sin embargo, ellas son muy importantes, porque con ellas, con las caídas que tenemos en ellas, entonces vemos lo que es la compañía y lo que nos puede llegar a gustar.

    Estaré aquí lo que pueda para acompañarte y apoyarte, si tú quieres.

    Un abrazo enorme,

    Andri

  2. zirta says:
    18/7/10 18:39

    Solo en el silencio, en la calma y la soledad, puedo llegar a sentir.
    Cogeré mi pluma, la llenaré de tinta y empezaré a sonreir.

    Siempre agradeceré tu compañía y sobre todo el apoyo que puedes llegar a dar en una sola frase.
    ¡Muchas gracias!

    Sería un pecado no seguir tus palabras, solo por ello intentaré estar ahí, siguiendo tu maravisolla imaginación.

    Un besazo!

  3. María says:
    20/7/10 19:00

    Tener un compañero como ese es imprescindible... Uno o miles, son absolutamente necesarios.
    Como lo es que sigas escribiendo y dejando que aprendamos poco a poco cómo eres y cómo sientes.
    Será un experiencia apasionante.
    Un beso.

  4. zirta says:
    21/7/10 20:54

    Hola María!
    Tranquila, intentaré tener a millooones de compañeros como ese ;)
    Tus palabras siempre me resultan apasionantes, pero lo más dificil es superarte en cada entrada! :)
    Un beso!